Salud

“Mientras muchos sienten euforia con el cannabis, yo calmo el dolor”

La afirmación corresponde a una española de 46 años diagnosticada con fibromialgia severa, artrosis degenerativa y encefalomielitis miálgica

Con lo que otras personas sienten euforia, yo apenas percibo un poco menos de dolor” manifiesta Isabel, para referirse al efecto que le produce el cannabis, una planta que usa desde hace un tiempo para tratar sus enfermedades que le provoca un dolor crónico.

Isabel es una mujer española de 46 años que desde hace más de 15 años sufre de dolores crónicos por una serie de afecciones y es que los médicos le diagnosticaron fibromialgia severa, artrosis degenerativa y encefalomielitis miálgica (síndrome de la fatiga crónica), a la par, le intervinieron cinco hernias discales.


Te puede interesar: El cannabis sobresale entre los tratamientos para la fibromialgia 


Tales enfermedades le producen dolores constantes que le perjudican su calidad de vida y en ocasiones le impide hacer varias de las actividades diarias, los médicos trataron su enfermedad y le prescribieron benzodiacepinas, pero el malestar persistía en Isabel, quien en 2017 participó en el curso de paciente experto en enfermedades crónicas de la Universidad Rey Juan Carlos y escuchó hablar sobre cannabis medicinal.

Entonces consultó con los médicos tratantes y decidió recurrir a la marihuana, pero no como muchos piensan. “No tiene nada que ver con fumarse un porro, consumo los cannabinoides de la planta a través de la ingesta o vaporización de aceite de cannabis”, explica Isabel.

Explica que, al recurrir a la sustancia, logra calmar sus dolencias, por tal razón afirma que “con lo que otras personas sienten euforia, yo apenas percibo un poco menos de dolor”, reitera Isabela, quien también deja claro que el tratamiento no le genera adicción, sino por el contrario, le permitió dejar la benzodiacepina.


Te puede interesar: El cannabis puede ayudar a dejar los opioides


A pesar de la mejoría que obtiene y del que están al tanto sus médicos, lamenta que en la actualidad en España sea complicado acceder a formulaciones cannábicas y en muchos casos los pacientes deben recurrir al mercado irregular.

“Todo es muy complicado, como de película de terror, porque sabes que lo necesitas y tienes que confiar en gente que no conoces. Yo lo compro en un dispensario donde conocen mi dolencia y lo pido a través de una web encriptada. Pero muchos acaban yendo al mercado negro”, manifiesta Isabela, quien espera que la regulación para usos medicinales llegue pronto, “es humano y necesario”, recalca.

Árticulos relacionados

Back to top button