Salud

El rol del farmacéutico oncológico sobre el cannabis medicinal

Queda a criterio del paciente y su médico tratante la decisión de someterse a un tratamiento cannábico. Por su parte, el farmacéutico debe encargarse de garantizar la disponibilidad

A medida que las investigaciones trascienden en torno al cannabis medicinal, surgen mayores evidencias de cómo la marihuana puede ayudar a mejorar la calidad de vida de pacientes con ciertos padecimientos entre ellos, el cáncer, sin embargo, las regulaciones existentes y sus variaciones entre una y otra región, conllevan a generar actitudes cambiantes sobre el uso de la planta, de las cuales debe estar al tanto el personal de salud.

Por tal razón, la Asociación de Farmacéuticos de Hematología / Oncología de Tampa, Florida, se pronuncia para fijar un criterio, en tal sentido expresan: Los farmacéuticos oncológicos deben educarse sobre el uso de la marihuana y los peligros de combinarla con la quimioterapia.

Los representantes de la referida Asociación sacan a relucir una encuesta transversal anónima de 926 pacientes adultos con cáncer, en la cual, 222 encuestados dijeron que eran usuarios activos de cannabis y la mayoría de los encuestados dijeron que preferían obtener información sobre productos de cannabis de su equipo de salud, pero menos del 15% en realidad recibió esta información de su médico o enfermera tratante.

Por su parte, Alyssa Heiden, PharmD, BCOP, farmacéutica de oncología clínica en Children’s Hospital Colorado (CHC) comentó: “Legalmente, el cannabis existe en un espacio gris. Las decisiones sobre la legalización se han dejado en gran medida a los estados individuales, y los farmacéuticos deben estar al tanto de los cambios en las leyes”.

Criterio

Heiden considera que los farmacéuticos no deberían recomendar una fuente específica para obtener cannabis entre los estados que permiten la marihuana medicinal, aunque sí ve posible hablar de las incidencias de la planta, tanto su impacto positivo como negativo en tratamiento contra el cáncer.


Te puede interesar: La marihuana puede ser la cura contra el cáncer de páncreas


En lo positivo, se debe destacar que el THC ayuda a controlar las náuseas y los vómitos, estimula el apetito, controla el dolor y disminuye la presión ocular, mientras que del CBD es necesario recalcar que contrarresta la ansiedad y ayuda a conciliar el sueño.

Aunque también es necesario hablar de lo negativo y dejar claro que el cannabis puede incluir efectos cardiovasculares (taquicardia, hipotensión e hipertensión), síndrome de hiperemesis, broncodilatación, disminución de la motilidad gastrointestinal y sedación.

En todo caso, comenta Heiden, queda a criterio del paciente y su médico tratante la decisión de someterse a un tratamiento cannábico, mientras el farmacéutico debe garantizar la disponibilidad y una orientación nunca está demás, pero para ello tiene que estar actualizado.

Etiquetas
Back to top button
Close
Close