Salud

Derivados del cáñamo como alternativa al Trastorno de Estrés Postraumático

Adam Smith, un veterano de guerra relata su historia de vida y cómo el TEPT lo conllevó a estar al borde de la muerte hasta que recurrió al cannabis y luego a derivados del cáñamo 

La calidad de vida de los veteranos de guerra suele deteriorarse, tras los episodios vividos sufren Trastornos de Estrés Postraumático (TEPT) y Lesiones Cerebrales Traumáticas, padecimientos muy críticos que incluso conllevan a la persona a tener pensamientos suicidas, ahora bien, varios estudios demuestran que el cannabis con fines médicos puede mejorar la vida de los pacientes con esta enfermedad.

Tal es el caso de Adam Smith, un hombre americano que pasó 17 años como boina verde en el ejército de los EEUU y fuerzas especiales. En ese tiempo, luchó contra terroristas y carteles de la droga en los lugares más peligrosos del mundo. Formó parte de operaciones de exterminio en países volátiles como Afganistán y Guatemala, donde entrenaba a soldados para luchar contra los talibanes y los carteles.

Tras esa historia, Smith padeció TEPT al punto que estuvo muy cerca de morir en Lexinton, Kentucky. Iba en un taxi, rodeado de botellas vacías de alcohol, junto a una nota suicida y una pistola en su boca. Cuenta que la única razón por la que no apretó el gatillo fue porque estaba tan borracho que se desmayó, y su novia entró y le quitó el arma.

En ese momento, Smith recurría al alcohol de manera frecuente como un mecanismo de desahogo a los efectos secundarios que le produjo su carrera militar, la cual terminó en 2016, pero dejó serias secuelas, por más que luchó por adaptarse a la vida civil, se sintió desconectado de la comunidad donde intentaba reintegrarse.

La vida de una persona con TEPT

Los pensamientos de suicidio eran algo cotidiano. El sentimiento constante de fracaso, no tener ningún propósito y estar perdido en el mundo era una batalla diaria”, relató al medio de comunicación DailyMail.com.

«Estaba en un profundo estado de desesperanza y no tenía misión ni propósito», detalló a la prensa Smith.


Te puede interesar: Cannabis puede controlar la depresión y pensamientos suicidas


En medio de los abusos por el alcohol, el exmilitar se dio cuenta que ya no podía usar la bebida para tratar de combatir el TEPT paralizante y el impacto de las lesiones en la cabeza que sufrió en las zonas de batalla.

El día después de su intento de suicidio, organizó una reunión con un amigo de la guerra especial de la Armada que le ofreció la oportunidad de entrenar a la policía en Ohio, también se unió a una compañía de entrenamiento táctico y se inscribió en un gimnasio CrossFit, notó que su vida cambiaba.

El cannabis le ayudó

En ese nuevo estilo de vida, buscó otras opciones que le ayudaran a tratar con sus traumas y consiguió la solución en un lugar que anteriormente no creía fuese posible: un dispensario de cannabis en el estado de Washington. Y es que Smith se encontraba en un viaje en bicicleta a través del país con un amigo que tenía problemas con los ataques de pánico y se detuvieron en el local.

Compré un poco, y esa noche fumé por primera vez. Dormí mejor, tenía menos ansiedad, me sentía más a gusto, no tenía pesadillas y parecía tener un tic extra en mi reloj de ira”, recordó.

Los opioides y sus efectos secundarios

Luego de eso Smith regresó a Kentucky y dejó de usar cannabis debido a que en la región no era legal, pero una vez, las autoridades federales permitieron el cáñamo, el exmilitar vio una manera de ayudar a los veteranos como él a combatir los daños físicos y psicológicos de sus giras en el extranjero, pues desconfía del efecto de los opioides que suelen recetar al personal militar con TEPT.


Te puede interesar: Evalúan el CBD en tratamientos contra lesiones cerebrales y trastornos de estrés postraumático


“Utilicé opioides recetados para el dolor postoperatorio en un par de ocasiones diferentes. No me gustó la forma en que me hicieron sentir, y generalmente me dormía después de tomarlos”, destacó.

Asimismo, recordó charlas con sus colegas e indicó: “He tenido largas conversaciones con muchos de mis amigos que sirvieron y también fueron diagnosticados con TEPT a quienes les recetaron un montón de medicamentos que realmente no tratan al paciente, sino que solo disminuyen temporalmente síntomas y es que la mayoría de estos fármacos solo brindan alivio a corto plazo. Cierran el cerebro y evitan que se cure, es solo una comodidad temporal”.

Ante la preferencia por los derivados del cáñamo y con su legalización, Smith tuvo la idea de desarrollar productos para veteranos que luchan con opioides recetados y otros efectos secundarios de sus carreras militares.

Cuando hablamos de TEPT y lesiones cerebrales traumáticas, hay muchas otras opciones. No son solo los opioides para el dolor, los antidepresivos y los medicamentos contra la ansiedad. Estas drogas a menudo hacen más daño que bien”, acotó Smith, quien asegura que el cáñamo puede ser una alternativa natural y efectiva, aunque deja claro que no se trata de una solución total a los problemas físicos y psicológicos, sino que puede ayudar a manejar la situación y tener una mejor calidad de vida.

Etiquetas
Back to top button
Close
Close