Mascotas

Pachino, el perro que logró levantarse con aceite de cannabis

El animal fue diagnosticado una espondilosis ventral, sus dueños lo sometieron a varios tratamientos, pero sin lograr su recuperación hasta que optaron por el cannabis medicinal

Pachino, un gran danés, robusto como todos los de su raza, muy querido por sus propietarios en Argentina, quienes lo criaron desde cachorro, pero en 2018, el perro comenzó a sentir molestias, sus allegados lo llevaron al médico, luego de varios estudios y tratamientos, le prescribieron aceite de cannabis y la vida del animal mejoró notoriamente.

Según reseña el Ciudadano Web, Pachino dejó de ir hasta el portón de Gastón y su familia para recibirlos cada vez que llegaban a su casa. El gran danés de 75 kilos pasó de ayudar a otros perros con la sangre que donaba a no poder levantarse del sitio en el que acostumbraba a dormir.

Sus dueños al notarle el malestar, llevaron a Pachino al especialista en medicina veterinaria, José Battagliero, quien le diagnosticó una espondilosis ventral en forma de pico de loro hacia adentro, lo que le provoca una presión en la columna y obliga al peludo a quedarse quieto para no sufrir.


Te puede interesar: Una noble persona y el CBD cambiaron la vida de Orión


En vista que no podía ser operado, el veterinario optó por medicarlo, en principio prescribió las pastillas tradicionales (Tramadol y Previcox), con las cuales Pachino volvería a levantarse por algunas horas, el problema es que esos fármacos no servirían como tratamiento permanente, ya que son muy agresivos al hígado, riñones y páncreas.

En ese proceso, Pachino comía cada vez menos y eso le hizo perder 20 kilos en solo dos meses. En búsqueda de soluciones, lo llevaron a una clínica de fisioterapia para animales, donde le hicieron magnetoterapia y ejercicios varias veces a la semana, lo cual le ayudó moderadamente, pero aún seguía afectado.

El cannabis le ayudó

Ante los tratamientos poco efectivos, el veterinario Teruggi decidió suministrarle aceite de cannabis y pasado algunos días, Pachino volvió a levantarse, su apetito mejoró, al igual que su humor.

“Nos volvió a recibir cuando llegamos a casa y a ser más parecido al perro que era antes del diagnóstico. Su calidad de vida mejoró y la nuestra también”, aseguran sus propietarios.

 

Etiquetas
Back to top button
Close
Close