Estilo de vida

Estos son los concentrados de cannabis más comunes

Conoce aquí el proceso de producción y características del Kief, Bubble Hash, Rosin Hash y resina viva

Recientemente publicamos una nota sobre los qué son los concentrados de cannabis y en ella comentamos que es una alternativa para aquellos usuarios que buscan pureza y potencia, ya que una pequeña dosis puede contener hasta 90% de THC, una concentración superior a cualquier especie de flor seca de cannabis que en promedio ronda el 25%.

El producto se obtiene mediante procesos mecánicos y según la técnica surgen distintos tipos de concentrados que se pueden diferenciar por su apariencia y consistencia. Estos son los más comunes:

El Kief: Se trata de uno de los concentrados más populares, ya que es fácil de obtener, en sí, es un polvo verde lleno de tricomas ricos en THC que se obtiene mediante un ‘grinder’, en el cual se muele la flor del cannabis y de este modo se consigue un polvo vegetal, el cual es muy versátil, pues se puede vaporizar, espolvorear sobre una articulación o usarse en comestibles.

Bubble Hash: Se logra a través del proceso de extracción con hielo, en particular se mezclan las flores de cannabis con hielo. El agua helada se encarga de aislar los tricomas del material vegetal, luego se procede a filtrar mediante bolsas de malla cada vez más finas, mientras más bolsas se utilicen, el concentrado quedará más puro y al final lucirá con una apariencia grumosa.

Rosin hash: Es una sustancia que se consigue a partir de la separación de la resina de la materia vegetal mediante el calor y la presión. Su proceso es un poco más riguroso, ya que requiere de una plancha de dos pinzas, en la cual se presionan los cogollos de cannabis hasta generar un aceite dorado y pegajoso que como tal es la resina de la planta.

Resina viva: Es una de las técnicas más nuevas para concentrados, en la cual se busca conservar lo máximo posible  el valioso perfil de terpenos. Para ello, se toma el cannabis recién cosechado y se congela con el fin de preservar sus compuestos, mientras se extrae su resina sin pasar por el proceso de curado de los cogollos, que es donde se suele perder parte de los componentes de la planta.

Los concentrados antes mencionados son los más comunes. Quizás has escuchado hablar de «Shatter», «Budder», «Crumble», entre otros, pero estos como tal no son concentrados de cannabis, sino extractos de cannabis y aunque en características son similares, la principal diferencia radica en el proceso de producción, pues para la obtención de extractos se aplican algunos solventes como el butano o etanol.

Árticulos relacionados

Back to top button