Estilo de vida

El peligro no es vapear, sino la sustancia a utilizar

Recomiendan emplear productos de calidad, adquiridos en dispensarios con licencia

Durante el tercer trimestre del año pasado, el vapeo fue blanco de desprestigio, numerosas campañas informativas surgieron en ese momento para responsabilizar a los e-cigarettes y vapers de ser los causantes de una enfermedad pulmonar que cobró varias vidas.

Las investigaciones trascendieron y poco después se conoció que el peligro no estaba en vapear, sino en la sustancia que se utilizaba para realizar tal actividad, pues luego de analizar los compuestos de varios e-liquids se determinó que habían unos procedentes del mercado ilegal que contenían acetato de vitamina E.

«Estamos seguros de que el acetato de vitamina E está fuertemente relacionado con el brote de lesiones pulmonares», comentó la directora adjunta principal de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Anne Schuchat, en una conferencia telefónica el pasado 20 de diciembre.


Te puede interesar: El THC para vapear se reivindica


Adquirir los productos en tiendas autorizados

Ante el pronunciamiento, surgieron las recomendaciones de adquirir los productos de vapeo de marcas reconocidas y en tiendas legales, pues el inconveniente radica en que muchos usuarios de los cigarrillos buscan los insumos en cualquier lugar sin preocuparse de su origen, lo cual puede traer serias consecuencias.

De hecho, la CDC publicó una encuesta con resultados publicados el pasado 07 de enero que indica que 809 pacientes con lesiones pulmonares en Illinois, Utah y Wisconsin, informaron en su mayoría que obtuvieron sus productos de THC  mediante fuentes «informales» como amigos, familiares, distribuidores o los compró en línea.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que lo comercial no siempre significa legal y eso ocurre en este mercado, pues en algunas regiones, existen establecimientos que ofrecen artículos con THC y afines sin contar con una licencia, e incluso en ciudades como Los Angeles, los dispensarios del mercado negro superan en número a los legales.


Te puede interesar: Vapea con un dispositivo inteligente


Lo peor es que este tipo de tiendas informales atraen una considerable clientela, debido a que algunas personas se sienten atraídas por sus ofertas, sin tal vez imaginar el peligro que representa para su salud. Por ejemplo, un cartucho legal con licencia puede costar desde unos 35 dólares hasta 70 o más en un dispensario legal, mientras que un cartucho ilegal se puede conseguir en menos de 20$.

Expuesto el panorama actual, queda claro que el problema no es vapear, sino la procedencia de los insumos, por tal razón se recomienda a todos los vapeadores a realizar sus compras en un dispensario de confianza, el cual debe estar debidamente autorizado.

Etiquetas
Back to top button
Close
Close