Bienestar

¿Sabías que el cannabis también puede disminuir el apetito?

Si bien, la marihuana es conocida por estimular el apetito, investigadores descubrieron que un cannabinoide denominado tetrahidrocannabivarina (THCV), actúa como supresor del hambre

Es conocido que el consumo de cannabis estimula el apetito. En el plano recreativo los usuarios hablan del efecto munchy, mientras que en el ámbito medicinal uno de sus usos es para que pacientes con cáncer u otras enfermedades recobren el apetito, pero resulta que la marihuana también puede disminuir el hambre, así lo sostiene un estudio escocés, en el cual sus autores indican que un cannabinoide presente en la planta es capaz de ejercer esa función.

Se trata del tetrahidrocannabivarina (THCV), un cannabinoide que fue descubierto en 1973, pero a la fecha ha sido poco estudiado hasta que recientemente ganó la atención gracias al auge de la industria del cannabis en los últimos años.


Te puede interesar: ¿Incide el consumo de marihuana en el peso?


“Hemos descubierto, para nuestra sorpresa, que así como el cannabis tiene un componente que despierta el apetito, al mismo tiempo contiene otro que lo bloquea”, comenta Roger Pertwee, neuro farmacólogo de la Universidad de Aberdeen y autor principal de la investigación.

Neurofarmacólogo, Roger Pertwee

Explicó que es el tetrahidrocannabinol (THC) y su psicoactividad actúa sobre los receptores del apetito que se encuentran en el cerebro, mientras que el THCV inhibe los efectos del THC, en bajas dosis y en ese accionar, puede frenar el hambre.

Potencial del tetrahidrocannabivarina (THCV)

De acuerdo al estudio, la supresión del apetito es solo una de las características notables de este cannabinoide, pero otras investigaciones recientes apuntan a que podría tener beneficios potenciales para el bienestar mental, ya que actuaría como un calmante natural frente a un estado de ánimo agitado o ansioso, puesto que el THCV puede mejorar la activación de los receptores 5-HT1A, que desempeñan un papel importante en la regulación del estado de ánimo.

Sin embargo, se requiere ahondar más en el tema para conseguir suficientes evidencias clínicas.

Back to top button