Bienestar

Del THC depende la comercialización legal de un producto cannábico

Los países donde es legal el consumo de productos a base de cannabis, fijan un límite de THC permitido y es allí donde el consumidor debe estar atento

Actualmente los Estados Unidos Canadá y parte de la Unión Europea se multiplican los productos cannábicos en presentaciones cosméticas y comestibles, ante ese escenario, hay quiénes se puedan confundir con la regulación vigente.

Una duda que se puede despejar de manera muy sencilla, solo hay que tener en cuenta el nivel de psicoactividad de la planta. En este contexto, es necesario destacar que la planta de cannabis contiene más de 400 componentes químicos y unos 113 cannabinoides, los más conocidos el CBD (Cannabidiol) y THC (Tetrahidrocannabinol), estos dos, al igual que los restantes, generan reacciones al entrar en contacto con el organismo, con la particularidad que el THC posee propiedades psicoactivas, es decir, es responsable de generar el llamado efecto “high”.

Esa composición genética es la clave para entender lo que es legal y lo que no, pues aquellas plantas con alto contenido de THC por lo general están prohibidas, mientras que las variedades con baja concentración como el cáñamo (menos del 0.3% de THC) son las permitidas para su comercialización, según la norma de cada país.

Cada país tiene su propia regulación

En Estados Unidos, por ejemplo, a finales de diciembre de 2018 se aprobó una reforma de la Ley Agrícola que excluyó al cáñamo de la lista de sustancias controladas, a tal efecto, todos aquellos productos derivados de esta planta son legales, desde entonces los comestibles a base de cáñamo ganaron popularidad en territorio estadounidense, sin embargo, la FDA todavía no da su aval.

En la Unión Europea es permitido el cultivo de Cannabis sativa L. siempre y cuando estén registradas en el catálogo común de variedades de especies de plantas agrícolas, por lo general con menos de 0.2% de THC, en esos casos, se permite el procesamiento de la planta y la comercialización de algunos productos, particularmente aquellos elaborados con CBD extraído del cáñamo, aunque en materia de alimentos hay una serie de ajustes, pues las autoridades sanitarias consideraban el CBD  como un alimento permitido hasta 2019, en ese año, realizaron ajustes y la sustancia quedó clasificada como un “Nuevo Alimento”, es decir, no posee historial de consumo antes del 15 de mayo de 1997. Por su parte, la Comisión Europea se pronunció a finales del año pasado y estableció que “el CBD puede venderse como alimento».


Te puede interesar: Pequeñas dosis de THC hacen la diferencia en comestibles con cannabis


En Canadá, país que legalizó la marihuana en todas sus formas desde octubre de 2018, desde entonces se abrió paso a un nuevo mercado y entre las propuestas apareció el llamado “Cannabis 2.0” constituido por una gama de comestibles y bebidas infundidas con cannabinoides, e incluso THC, aunque la regla establece que ninguno de estos productos contenga más de 10 mg. de THC.

Árticulos relacionados

Back to top button