Actualidad

La cuarentena despierta interés por el autocultivo

En algunos países es legal el cannabis medicinal, pero no está permitido el autocultivo, como el caso de Argentina, donde los pacientes medicados con la planta, corren el riesgo de interrumpir el tratamiento en medio de la cuarentena

Más naciones se abren a la legalización del cannabis, pues ven en la planta una serie de beneficios que se pueden aprovechar para tratar a pacientes con ciertas enfermedades, sin embargo, algunos países en el marco regulatorio dejan por fuera el autocultivo, tal es el caso de Argentina.

En el territorio sureño se autorizó el uso de la marihuana con fines médicos en el año 2017, pero solo se limitó a tratamientos contra la epilepsia refractaria, la materia se reglamentó, pero no se abordó el tema del cultivo en casa, ahora con la propagación del COVID-19 y ante la medida de cuarentena social, sale a relucir la importancia del autocultivo.

Y es que salir de casa, en estos momentos, implica un riesgo bien sea para el paciente o la persona encargada de ubicar el aceite de cannabis, pues crece la probabilidad de contraer el coronavirus, pero eso no es todo, el usuario también se vuelve más vulnerable, ya que en una situación de emergencia se puede ver en la necesidad de recurrir al mercado negro para obtener el producto, lo cual es una exposición a otros factores, tales como, especulación o fórmulas de dudosa calidad.


Te puede interesar: ¡Lamentable! Por coronavirus falleció Charlotte, la niña que inspiró un famoso aceite de cannabis


Precisamente para evitar ese tipo de situaciones, la posibilidad de un cultivo en el hogar garantiza a los pacientes, el tener al alcance de su mano la planta, que estaría cultivada de manera orgánica y, por ende, más segura al momento de su uso.

La historia de una niña con epilepsia

Sale a relucir el caso de Josefina, una niña de 7 años de edad, quien fue diagnosticada con epilepsia refractaria, una enfermedad que le provoca hasta 700 convulsiones diarias y que puede controlar significativamente con aceite de cannabis, ante la condición, el Estado autorizó a importar cannabis medicinal desde los Estados Unidos.

Hace unos días, se produjo un retraso en la entrega, lo cual preocupó a la mamá de Josefina “Quedarnos sin aceite es terminar en una terapia intensiva. Por las patologías de nuestros hijos, suelen tener cuadros respiratorios, y en invierno es común que deriven en una neumonía. En este contexto de pandemia, no sé si nuestros hijos lograrían sobrevivir”, relató la progenitora en representación de los padres con hijos epilépticos.

Afortunadamente, algunos cultivadores se ofrecieron de inmediato a compartir su producción para sostener el tratamiento de Josefina, pero la historia pudo ser otra.


Te puede interesar: Cannabis medicinal redujo convulsiones en niña con epilepsia refractaria


Valeria Salech, vocera de Mamá Cultiva Argentina -organización que defiende los derechos y asesora a madres con hijos bajo tratamientos canábicos- no duda en afirmar que la única garantía para no interrumpir un tratamiento es el autocultivo. “Necesitamos que la ley se vuelva a reglamentar porque es la manera más rápida de incorporar al autocultivo y eso lo tiene que hacer el Ministerio de Salud a través de un decreto”, recalca Salech.

Así como Argentina, otros países de la región pueden verse en situaciones similares durante la pandemia, a falta de un abordaje integral en la materia, algo que quizás no ocurre en buena parte de Estados Unidos y Canadá, donde autoridades han discutido el tema y han decidido decretar los dispensarios como “negocios esenciales” para garantizar al paciente el acceso al producto cannábico.

Etiquetas
Back to top button
Close
Close