Actualidad

Figuras de la NFL se asocian con Harvard para investigaciones sobre cannabis medicinal

Calvin Johnson, y Rob Sims se asociaron con la Universidad de Harvard para investigar los beneficios del cannabis medicinal en áreas de la Encefalopatía Traumática Crónica

Reconocidos personajes del deporte apuestan por el negocio de la marihuana, esta vez el ex receptor abierto de los Detroit Lions, Calvin Johnson, y su socio el ex liniero de la NFL, Rob Sims, quienes poseen una empresa de cannabis denominada «Primitive», decidieron asociarse con la reconocida Universidad de Harvard para investigar los beneficios del cannabis medicinal en áreas de la Encefalopatía Traumática Crónica (CTE por sus siglas en inglés) y manejo del dolor.

Sims y Johnson fueron parte de la Global Catalyst Health Summit de Harvard en mayo, cuando acordaron en dar dinero a la investigación y comenzar un consorcio con empresa de rendimiento cerebral Nestre y hace pocos días anunciaron la sociedad, que incluye una donación de seis cifras al instituto internacional de fitomedicinas y cannabis medicinal en Harvard.

Como parte de la sociedad, Harvard hará investigación médica para Primitive, realizará ensayos clínicos relacionados al CTE y dolor, también proporcionará el control de calidad de la Harvard Medical School para cualquier producto creado por la empresa.

Aporte

«Podemos estar en condiciones de desarrollar un tratamiento para el CTE», declaró Sims a ESPN. Además acotó: «Se ha sugerido que el CBD (cannabidiol, un compuesto en el cannabis) y otras cosas pueden ayudar a las enfermedades cognitivas y creemos que posiblemente podría haber un tratamiento en el futuro».

Calvin Johnson y Rob Sims invierten en la investigación del cannabis medicinal

Ambas figuras de la NFL aseguran que su intención es intervenir desde sus posibilidades en la investigación y de este modo brindar una mayor calidad de vida a quienes padezcan CTE o dolores crónicos, muchos de ellos jugadores activos o retirados del fútbol americano, quienes en ocasiones presentan severas dolencias.

«Si podemos ayudar a esta faceta de las personas que sufren de CTE u otra enfermedad cognitiva, ese es el objetivo…nuestra misión simplemente será mejorar la calidad de vida», puntualizó Sims.

Todavía no hay una fecha oficial para la realización de las pruebas clínicas, aunque se estiman que puedan comenzar durante el primer trimestre del 2020

Árticulos relacionados

Back to top button