Actualidad

Este expresidente colombiano prohibió la marihuana y ahora considera que se debe legalizar 

Juan Manuel Santos admite que aplicó políticas de drogas contraproducentes durante su mandato presidencial tras su salida del poder, ve adecuado la legalización de la planta

Altos funcionarios que promovieron políticas de drogas prohibicionistas y de persecución, hoy día reconocen que son medidas inadecuadas, pues en sí, ataca al consumidor y no combate el mercado ilegal, sino que lo fortalece, uno de los que ahora asume esa opinión, es el expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien admitió que se equivocó en su gestión al prohibir el cannabis.

El mandatario nacional realizó la aseveración durante su participación en la Conferencia Internacional sobre Política de Drogas, done participaron diversos diplomáticos expertos, sociedad civil, académicos y organizaciones internacionales, para discutir y exponer ideas en torno a las políticas de drogas.

La organización del evento estuvo a cargo de la Comisión para el Análisis y Fortalecimiento de la Política de Drogas del Senado colombiano, presidida por el senador Gustavo Bolívar, quien es conocido por su constante activismo y lucha por la legalización de la marihuana en el territorio neogranadino.

De acuerdo con la legalización

El exmandatario colombiano fue el primero en tomar la palabra y durante su intervención reconoció que aplicó políticas de drogas contraproducentes, consciente de ello, consideró necesario realizar cambios legislativos en aras de la legalización y regulación de la marihuana.

Sostiene que de esta manera, es posible frenar el narcotráfico y ofrecer un mercado con medidas que garanticen a los adultos el acceso seguro y efectivo a la planta.   


Te puede interesar. Vicente Fox, de presidente de México a inversionista del cannabis


“Yo también me equivoqué pensando que la mano dura era la solución al narcotráfico” manifestó el expresidente. “La prohibición es la madre de todos los problemas que tiene hoy la lucha mundial contra las drogas. En la medida que le quitemos a las mafias ese negocio y lo asuma el Estado, podemos encontrar una solución eficaz”, acotó.

Un criterio que se puede respaldar con la realidad que se vive en países donde han tomado la decisión de legalizar el cannabis, como en Uruguay o Canadá.

Back to top button