Actualidad

España quiere competir en el mercado del cáñamo europeo

Los cultivos de cáñamo industrial se han multiplicado considerablemente durante los últimos años en tierras ibéricas, donde la planta empieza a considerarse como “oro verde” por su utilidad y rentabilidad

España quiere ser un fuerte competidor en la producción del cáñamo en Europa, donde Francia, Italia y Países Bajos, lideran la industria, ahora el país ibérico comienza a denominar la planta como “oro verde” y cómo no, cuando se pueden obtener hasta 600 euros por cada kilo de esta especie vegetal que, con su fibra, se elaboran cosméticos, papel o combustibles biodiesel, a esto se ha sumado un nuevo elemento, la flor de cáñamo, la cual es aprovechada – en países donde la legalización lo permite- para extraer cannabidiol (CBD), un cannabinoide no psicoactivo con propiedades terapéuticas.

Esa novedad, ha hecho despertar nuevamente el interés en la producción de cáñamo, pues en las décadas 80´s y 90´s era un cultivo muy frecuente, pero las siembras decayeron por ser muy costosas frente a otros productos, y en los últimos años, volvieron a proliferar por tratarse de una valiosa materia prima.

Hoy día crecen los cultivos de cáñamo en España. En Almería, las siembras pasaron de 10 a 200 hectáreas, la misma cantidad que existen en Galicia o en la región de Cataluña donde crecieron de seis a 300 hectáreas, un escenario que se repite en otras partes del país.

Proyecciones de la industria del cáñamo

Las perspectivas son prometedoras. En 2020 los 27 países de la Unión Europea tienen un consumo previsto de 8.290 millones de euros, un incremento que ronda el 15% con respecto a las cifras del año anterior. Por su parte, el observatorio New Frontier Data proyecta un aumento del volumen de ventas que alcanza los 13.600 millones para 2025.

Tales proyecciones captan la atención de los productores, aunque no todo es fácil, pues para realizar la actividad deben cumplir una serie de requisitos que les permita obtener la licencia, desarrollar la infraestructura y enfrentar problemas tales como, conflictos legales por diferencias en la normativa de uno y otro país, aunado a ello, lidiar con la inseguridad, pues estos sembradíos son blanco de bandas organizadas que buscan robar las cosechas.


Te puede interesar: ¡Histórico! Parlamento de la UE permite producción de cáñamo con mayor concentración de THC


Si se logran sortear estos obstáculos, es posible que España se consolide en la industria del hemp, aunque todavía le falta por recorrer, ya que en la actualidad hay sembradas unas 700 hectáreas, algo modesto en comparación a Francia que dispone de 17.900 hectáreas (el 44% de la producción europea), seguido de Italia 4.000 y Países Bajos 3.800. No obstante, el territorio español puede sorprender en los próximos años.

Back to top button